22 de septiembre de 2014

Hablemos de otoño.

Porque la estación cambia hoy por sorpresa

y una espera que las tardes se acorten

y la noche refresque

pero el universo equivoca sus tiempos.

Tenemos que hablar.

Yo he de llegar contigo a un acuerdo

para que las hojas caigan por su peso

y la calle se inunde de olor a castaña

ignorando esta floración absurda de los cerezos.

Porque una cosa es que tu abrazo

rompa el hilo a mi respiración

y tus manos anuden mi piel

con la forma de tus besos.

Pero el mundo ha de seguir

—primavera, verano, otoño, invierno—

simulando estar cuerdo,

y este amor a quemarropa no puede cambiar

su orden interno.

Así que detén esta magia y razona,

y rectifica y aquieta,

que no necesita brotes la semilla del almendro

y deja que el mundo crea

que los milagros no existen.

Que el que acabas de oficiar,

celosa de mi secreto,

me lo guardo entero dentro.

También podría gustarte…

Cumple tu sueño

Cumple tu sueño

Esta es la historia de una vida paralizada por el agotamiento… y de la naturaleza, siempre balsámica, yendo a su rescate.

Asfixia de ti

Asfixia de ti

Las corrientes subterráneas que tú y yo recorremos sin miedo al frío, ni a la oscuridad, ni a lo desconocido.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.